¿Silencio Personal o Escucha Social?

¿Silencio Personal o Escucha Social?

E

ste tema me viene dando vuelta en la cabeza desde hace mucho tiempo. Disfruto mucho de sentarme con tranquilidad, sola conmigo misma, tomarme un cafecito caliente, escribir en mi cuaderno o sonreír de placer al leer un libro edificante. Y en muchas ocasiones me ha resultado imposible abstraerme a tal nivel de concentración que no pueda escuchar o ver a mi alrededor; situación con la que creo he aprendido a vivir.

Y si antes me incomodaba, luego de proponerme tener un cambio de actitud al respecto, hoy por hoy si toca escuchar o ver algo procuro mantenerme al margen, sin involucrarme en la vida ajena o incluso emitir un juicio sobre esto o aquello que dijeron. Lo he tomado tan a pecho y me he comprometido con ese propósito, que hasta resulta un entrenamiento mental, cada vez que estoy en la misma escena, divinamente instalada en un cómodo sofa y de pronto ZAZ… llega la información en el aire, de inmediato se activa mi alarma de emergencia y desconecto mis sensores sociales para seguir disfrutando de mí misma!

Y ha resultado muy divertido, me ha enseñado que la vida está llena de diversidad y me ha permitido fortalecer el respeto, e incluso flexibilizar mi percepción de las opiniones ajenas, porque en definitiva es eso, solo mi “percepción”. Sin embargo, tengo una duda, desde muy chiquitos hemos estado altamente expuesto a muchos estímulos y siento que el más grande de todos es la presión social que ejercen sus pares, es decir, la influencia y aceptación grupal se ha vuelto muy relevante.

Yo crecí siendo la mayor de 3 hermanas, con 3 años de diferencias entre cada una, por lo que en algun momento ser la hermana mayor era como ser la “mama chanchona”, no su cómplice, ni su confidente, siendo mi refugio mis amiguitas de colegio. Sin embargo, mis padres eran muy estrictos y sobreprotectores conmigo, por lo que crecí pensando que su opinión sobre mí misma era importantísima, prefería hacer lo que ellos me ordenaban, a arriesgarme con lo que yo quisiera ser o mi entorno sugiriera que podía ser. Y quizás eso me facilitó la vida (hasta cierto punto).

Es que hoy veo mucha vulnerabilidad en las etapas más importantes del crecimiento humano, hay frialdad y exclusión hacia los niños o jóvenes, el colegio se convierte en un estandar social, la originalidad no es bien recibida, mientras más parecidos seamos más fuertes andaremos. No se nos enseña a disfrutar de nosotros mismos, de nuestro Yo, de la soledad, a disfrutar del silencio personal, del autodiálogo positivo, de soñar através de la lectura.

¿Creen que podamos empezar a cambiar? A construir una sociedad más auténtica, más genuina, con más respeto por la individualidad humana, en pro de nuestra propia dignidad y amor. ¿Me ayudas?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *